fbpx

La magia del lago di Braies en Dolomitas

Aunque toda la región de Dolomitas es para conocerla y repetir, el Lago di Braies era uno de mis imprescindibles. No voy a mentir que había visto mucha “postufoto” en Instagram con el famoso embarcadero y los botes de madera o la capilla, pero si algo llamaba mi atención es que, en todas las fotos, el paisaje era un completo espectáculo. 

Y eso es lo primero que piensas cuando lo conoces. La belleza del Lago di Braies no necesita ningún tipo de filtro. El reflejo de las cumbres en el agua turquesa, los elegantes botes atracados en fila en el muelle… Todo el enclave tiene magia. Pero empecemos por el principio.

Llegamos al lago en un día tonto de mediados de agosto, de esos en los que el cielo se encapota y unas nubes grises bien densas hacen que a la una de la tarde te entren ganas de meterte en la cama, pero es lo que tiene la montaña. El tiempo nos había dado tregua durante la mañana que aprovechamos para hacer una excursión preciosa en el Paso Pordoi, y fue después de comer, cuando pusimos rumbo al Lago Di Braies. Como a media hora del destino atravesamos una tormenta brutal. De hecho, durante los últimos kilómetros había bastante atasco en el carril de vuelta, mientras que por el nuestro conducíamos solos.

Aunque todo apuntaba a que no íbamos a poder salir del coche de la que estaba cayendo, para nuestra sorpresa, cuando llegamos al lago había parado de llover y no quedaba prácticamente nadie. También hay que decir que eran como las 17h00 de la tarde, que a esa hora solo a un español se le ocurre llegar a algún sitio para hacer turismo (el resto ya han ido y han vuelto).

Gracias a la tormenta, tuvimos la suerte de aparcar el coche en un parking que estaba a 100 metros andando del lago y no hacía falta ni poner ticket. Me hizo gracia que justo en el coche de al lado había una chica que estaba cambiándose de ropa. De ir con unos pantalones y botas en plan “estoy en la montaña” se puso el look influencer de sombrero hipster y falda larga en plan “me repito más que ajo”.

 

Y por fin vimos el lago. Hermoso. Mágico. Sublime.

Dicen que después de la tormenta llega la calma, no? Allí estábamos nosotros con husky Eva contemplando esta joya dolomítica ubicada en el corazón del parque natural Fannes-Sennes y Braies, prácticamente solos, gozándolo.  Además las nubes seguían cubriendo parte de las montañas y ofreciendo al paisaje un punto diferente, más pintoresco aún.

¿Qué hicimos? Aunque nos arriesgábamos a que volviera a caer la del pulpo, cogimos un paraguas y nos animamos a hacer la ruta circular del Lago di Braies (a paso ligero por si las moscas). Recorrimos los 3,5 km del perímetro del lago en una hora más o menos, pues era difícil no pararse cada 2×3 a hacer fotos y de verdad, y merece completamente la pena. Un paseo súper recomendable y sencillo, solo tiene alguna cuesta un poco más pronunciada al principio, si lo caminas en el sentido de las agujas de reloj.

 

Posibles dudas acerca del Lago di Braies

 

  •  La visita al lago es gratuita, no se requiere permiso. Lo único que paga es el estacionamiento.
  • Para aparcar donde lo hicimos nosotros, en temporada alta recomiendan ir a primera hora (como a las 9h00)pues en el momento que el parking se llena, la carretera se cierra y tendrás que aparcar como a 6km en Monguelfo y coger un autobús o también puedes alquilar una bici eléctrica desde este punto. Si quieres más información sobre cómo llegar, la tienes en este enlace.
  • Se puede comprar algo de beber y comer en el hotel de al lado del lago o en un pequeño restaurante que hay, pero sinceramente, si no quieres pagar por “turista” intenta traerlo contigo.
  • El lago es muy popular, si quieres evitar coincidir con todo el mundo, madruga o ve a última hora.
  • Puedes ir con perros, de hecho nosotros fuimos con nuestra husky y lo disfrutó un montón.
  • Además del senderismo circular, puedes alquilar el bote y darte una vuelta por el lago como a 28€/ hora.

 

 

El lago di Braies es una parada indiscutible en tu ruta por Dolomitas, pero recuerda, si vas en temporada alta y quieres llevarte una bonita impresión, intenta llegar a primera hora o bien, ¡en día de lluvia ;)!

 

Un paraíso termal en las Dolomitas

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!