Planes en la sierra de Cazorla

Planes en la sierra de Cazorla

 

Cuando tengo mono de viajar, y sé a ciencia cierta que no voy a poder ir muy lejos, por pasta o por tiempo, tengo un recurso que generalmente me hace muy feliz. ¡Atentooossss! Una carpeta en el móvil con las Apps de ofertas de viajes que más me molan, y en las que siempre encuentro algún plan goloso difícil de ignorar. ¿Lo mejor? Que, en menos de 1 minuto, ¡puede ser mi plan o el tuyo ;)! Y de eso va este post, de la última escapada de fin de semana que hemos hecho a la Sierra de Cazorla en Jaén para hacer barranquismo por primera vez y de paso, descubrir una zona preciosa  -sobre todo si te gusta la montaña- con una lista de planes interminables.

 

La oferta la encontré en una App de la que soy muy fan, se llama Descapada.com. Consistía en dos noches de alojamiento en el hotel Posada el Cordobés (con la 1ª cena y desayunos incluidos) y la posibilidad de realizar barranquismo uno de los días, todo por 140€. Además, el hotel es pet friendly por lo que hemos podido viajar con nuestra perra, Eva. Pintaba bien el plan, y ha sido mejor de lo que nos podíamos esperar.

 

 

LA SIERRA DE CAZORLA

 

Desde nuestro hotel, situado a 5 minutos del pueblo de Cazorla y rodeado por campos infinitos de olivos, comenzábamos la ruta hasta la sierra. El trayecto en coche es una pasada porque a medida que asciendes por la montaña, los pinos van sustituyendo a los olivos cambiando radicalmente el paisaje.

 

Para los que no lo sepáis, esta sierra forma parte del Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas, que según nos contaron con más de 210.000 hectáreas es el Parque Natural más grande de España y el 2º de Europa, después de la Selva Negra en Alemania. De hecho, tiene picos (Empanadas y Cabañas) con más de 2.000 metros de altitud. Y os preguntaréis, ¿por qué es un Parque Natural y no Nacional? Pues bien, la diferencia entre uno y otro se encuentra básicamente en la gestión, y en que el Parque Nacional está menos transformado por la mano del hombre. En la Sierra de Cazorla puedes alojarte tanto fuera del espacio protegido como en el interior, incluso hay un Parador que tiene una ubicación privilegiada.

 

 

Lo que más me ha sorprendido del Parque, además de su belleza y frondosidad es la cantidad de animales/ aves que hemos visto en libertad. Están en su hábitat y eso es una gozada. Se dejan ver sobre todo al caer la tarde, ciervos, gamos, cabras montesas, familias enteras de jabalíes, águila real, buitres leonados… etc. Y ésta es una de las razones por las que los perros no pueden ir sueltos en los Parques Nacionales. Nuestra perra se ponía como loca cada vez que veíamos algo.

 

De hecho, hace ya tiempo, tuvimos una mala experiencia por desconocimiento en otro Parque. La soltamos en una zona en la que no había nadie, pero de repente apareció un gamo y salió corriendo detrás del pobre animal. La perdimos de vista, y por mucho que la llamamos no aperecía. No sabíamos si iba a volver, si se había despeñado persiguiendo al pobre gamo o le había dado caza… Finalmente apareció sana y salva, pero desde ese momento no se nos ha vuelto a ocurrir soltarla, además, lo dicho, está prohibidísimo.

 

 

UN MONTÓN DE PROPUESTAS

 

Además del barranquismo cuya experiencia puedes leer aquí, hay todo tipo de actividades multiaventura como rafting, kayak, paintball, tirolina, puenting, vías ferratas… Es una zona que fomenta mucho el turismo activo con rutas guiadas, paseos en barca por el embalse del Tranco, excursiones 4×4, senderismos para conocer los nacimientos del Guadalquivir y el Segura, la cascada de Chorrogil que dicen que es una de las más bonitas de España… Y no te puedes ir sin hacer una visita guiada a una oleoteca con cata de aceites incluída, y al pueblo de Cazorla.

 

Con menos de 10.000 habitantes, merece la pena acercarse hasta este pueblecito situado en una colina con el castillo de la Yedra presidiéndolo. Al caer la tarde, las fachadas de sus casas cogen un tono especial, parece que quieran camuflarse con el color de la roca. Se agradece que se mantengan las tiendas de toda la vida, sin franquicias, sin Pizza Hut ni Burger King, en pueblos como éste, todo es auténtico. Tan auténtico como la boda que vimos en las Ruinas de Santa María, un templo al aire libre que congregaba no solo a los invitados con sus mejores galas, sino a curiosos y vecinos que se acercaban a cotillear. Además en la plaza encontramos un sitio espectacular para cenar de tapas se llama Taberna Quinito, muy rico todo, ellos súper majos y rápidos.

 

 

 

LA RUTA DEL RÍO BOROSA

 

Como solo estuvimos el fin de semana, no nos dio tiempo a hacer todos los planes que nos hubiera gustado, pero hicimos un senderismo recomendado por Descapada.com – de hecho, nos mandaron un PDF con la info de cada parte súper clara- y sin lugar a dudas ha sido una de las excursiones más completas y bonitas, la ruta del Río Borosa. Eso sí, al día siguiente tenía unas agujetas que no podía prácticamente andar. Son 12km de ida -y otros 12 de vuelta-, pero en nuestro caso se alargó unos metros más, porque llegamos hasta el nacimiento del río Borosa que también nos habían recomendado y merece la pena.

 

 

Hay que llegar a la Torre del Vinagre y desde ahí coger la carretera que te lleva a la piscifactoría del Borosa donde se puede dejar el coche. La ruta empieza con una senda muy sencilla que discurre al lado del río. Esta primera parte está a tope de familias con niños, un plan perfecto para llevarte el bocata y la nevera y pasar la tarde entre chapuzón y chapuzón en medio de la naturaleza. Pero si eres de lo que no les gusta compartir y más cuando se trata de vergeles con agua esmeralda, te animo a que continúes andando hasta la parte conocida como el Cerrado de Elías. Un pequeño cañon de paredes rocosas por el que discurre una pasarela de madera que te permite disfrutar de un paisaje maravilloso.

 

Desde aquí, la ruta continúa hasta la central hidroeléctrica que es donde la cosa se empieza a poner algo más seria porque empiezas a subir y el camino no es muy cómodo porque está lleno de piedras, pero aun así merece la pena. Tras pasar los túneles en los que es aconsejable poner la linterna del móvil para ver algo, se llega a la preciosa Laguna de Aguas Negras. Lo mejor de toda la ruta es que vas todo el rato pegado al río, y hay un montón cascadas y pozas con el agua cristalina, además de fuentes naturales con el agua fresquita y súper rica, el agua de Cazorla tiene fama por algo…

 

 

CONSEJOS PARA HACER LA RUTA

 

  • Si quieres hacer la ruta completa intenta madrugar, nosotros tardamos 6 horas en subir porque íbamos parando cada 2 x 3  para refrescarnos, hacer fotos y más fotos, vídeo, comer… De verdad aquello es una delicia para los ojos, disfrútalo sin prisas. Nuestro problema además fue que empezamos muy tarde y cuando quisimos llegar al nacimiento del río eran las 7 de la tarde. Como no queríamos que se hiciera de noche, aligeramos bastante en la bajada y tardamos 2h30 en recorrer los 11km que teníamos hasta el coche, pero fue paliza.
  • Hay un kiosco con helados y bebidas al inicio de la ruta ( al lado del parking) que es la zona “más turística”, hazte por lo menos con una botella de agua para rellenarla a lo largo del camino.
  • Si no te da tiempo a preparar los bocatas, como a nosotros, puedes comprarlos en la cafetería del Centro de Interpretación que hay al lado de la Torre del Vinagre. Ten en cuenta que a medida que te vas acercando al inicio de la ruta hay menos opciones.
  • Ve con calzado de montaña -sobre todo si vas a hacer los 11 km-, y llévate una cangrejeras si te vas a meter en alguna poza. Que no falta tampoco el bañador y una gorra para el sol.

 

 

 

Ahora que creo que ya tienes ganas de visitar La Sierra de Cazorla y hacer esta preciosa ruta…  Te dejo varios  mapas de la zona como el que tienes encima, ¡espero que te sean de utilidad!

 

 

1 Comentario

  1. Ana
    agosto 3, 2018 / 12:27 pm

    Muy completo el post, me gusta toda la información que ofreces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *